NUNCA.

Nunca escribí nada de Chichín.
No lo recordé.
A nadie le hablé de él.
En NADIE ubico a todos los de mi familia, porque ellos no se interesaron.
Vivían preocupados por sí mismos y por sus propias vidas.
Casamientos.
Nacimientos.
Noviazgos.
Vocaciones religiosas.
Llevar a cabo la construcción de sus viviendas.
Cualquier cosa,menos preocuparse por el chico que HABÍA SIDO mi novio, y mi propia situación de abandono.
Nunca encontré a nadie como él.
Alberto tampoco se acordó de mí.
Yo viví muchísimos años más que él. Estoy muy vieja …….y sana.

The WordPress.com Blog

Today we’re happy to debut a new, free portfolio theme, Sketch!

Sketch

Sketch WordPress Theme

Designed by yours truly, Sketch is a clean, modern theme for showcasing your best visual works. Whether you’re a professional illustrator, an aspiring photographer, or a painter, Sketch will ensure your portfolio looks stunning no matter the device or screen size.

Sketch Responsive Design

Further customize your site with a logo, showcase your favorites with a Featured Content slider, or spruce it up with a Custom Background or Header.


Take Sketch for a spin — visit the Theme Showcase to learn more, or activate it on your site by going to Appearance → Themes.

Ver la entrada original

NOVELITA CHICHÍN. XXXVII. (treinta y siete).

En Esperanza. Casa vieja. Barrio viejo. Encontré pocos amigos. Marcelo no conocía a nadie porque era muy chico cuando se fue. Tenía ocupaciones, además del colegio.
Quili completando los últimos pasos de ingeniería, y Enrique haciendo carrera en el banco, como papá.
Mamá siguiendo a todos ¡Ella siempre presente!
Había chicas y chicos. Yo salía con ellos. Era amigo de todos.

Mi hermano mayor tuvo dos hijitos, con una niña de San Justo. Nena y nene.
Yo todavía no tenía novia, porque me acordaba de ti, galleguita. Nunca más te vi, ni tampoco lo intenté.
Las ciencias contables me interesaban, por lo que siempre encontré algún trabajo, que me facilitaba el estudio y me permitía ahorrar para comprarme una moto.
Así fue transcurriendo mi vida, chèri.
Yo cuidé a mis padres hasta que Dios los acogió: primero el viejo, que enfermó del corazón.
Mamá años después por un paro respiratorio. La visitó muchas veces la mamá de Porota.
ºººººººººº

NIÑOS CANTORES.

Quiero relatar una anécdota muy linda.

Había finalizado mi narración con el grupo de niños de la guardería AGUIRRE.

Me disponía a regesa a mi casa cuando me demoraron en la sala con una canción muy linda que yo no conozco.

Era un coro dulce y armonioso. Tal vez la aprendieron con una maestra de música.

¡y me la dedicaron A MÍ!

NIÑA GORDITA

María Teresa. Alumna de Tita ¿siete años?

Cruzaba la plaza llevando los útiles escolares y “la comidita”. Un postre (arroz con leche- hecho por su hábil mamá)- u otra golosina, para alimentarse en el recreo.

Ella era “gordita”, como su madre, pero en ese tiempo “se creía” que la robustez, o gordura en los niños, era señal de salud.

NOCHE OSCURA DEL ALMA. San Juan de la Cruz.

En una noche oscura

con ansias en amores inflamada,

¡oh dichosa ventura!,

salí sin ser notada,

estando ya mi casa sosegada.

   A oscuras y segura,

por la secreta escala disfrazada,

¡oh dichosa ventura!,

a oscuras y en celada,

estando ya mi casa sosegada.

   En la noche dichosa,

en secreto, que nadie me veía,

ni yo miraba cosa,

sin otra luz y guía

sino la que en el corazón ardía.

   Aquesta me guiaba,

más cierta que la luz del mediodía,

adonde me esperaba

quien yo bien me sabía

en parte donde nadie parecía.

   ¡Oh noche que guiaste!

¡Oh noche amable más que el alborada!

¡Oh noche que juntaste

Amado con amada,

amada en el amado transformada!

   En mi pecho florido,

que entero para él solo se guardaba,

allí quedó dormido.

y yo le regalaba,

y el ventalle de cedros aire daba.

   El aire del almena,

cuando yo sus cabellos esparcía,

con su mano serena

en mi cuello hería,

y todos mis ssentidos suspendía.

   Quedéme y olvideme,

el rostro recliné sobre el.Amado;

cesó todo y dejéme,

dejando mi cuidado

entre las azucenas olvidado