DIÁLOGO

-Te fuiste sin mirar atrás.

-Sí. No tuve la menor alternativa.

-Te radicaste en San Agustín.

-Tú me abandonaste.

-No sentí tu ausencia.

-¿Qué podía hacer yo?

-No creo que hayas sufrido.

-Las cosas sucedieron así.

-Tomábamos los problemas que podían haber sido graves, como algo natural. Si vos, Chichín, me hubieras propuesto escribirnos…

-Yo terminé radicalmente contigo.

Así fue.

-Ahora  ¡¡Estás muerto!!

Unos ojos celestes,

muy, muy claros.

Una belleza ese rostro dulce.

-Hubiera nacido un pollito rubio, como papá.

-Y una nena trigueña parecida a Mamita.

No hubo adiós.

Pero el adiós sucedió.

No pelea. Sí indiferencia.

Nada de saludos.

Ni recuerdos

 

Anuncios

Diecisiete

Teníamos diecisiete años cuando conocí la letra de Chichín.
Me escribió desde San Agustín, donde ya estaba establecido con sus padres y hermanos.
Una caligrafía derecha, redondita. Los puntos eran pequeñas circunferencias

DEL PUENTE A LA ALAMEDA.- Chabuca Granda.

Déjame que te cuente, limeña,

déjame que te diga la gloria

del ensueño que evoca la memoria

del viejo puente del río a la alameda.

Déjame que te cuente, limeña,

ahora que aún perdura el recuerdo,

ahora que aún se mece en su sueño

del viejo puente del río y la alameda.

Jazmines en el pelo y rosas en la cara,

airosa caminaba la flor de la canela,

derramaba lisura y a su paso dejaba

aroma de mixtura que en el pecho llevaba.

Del puente a la alameda

menudo pie la lleva,

y la vereda que se estremece

al ritmo de sus caderas.

Recogía la brisa y

la risa del río,

y al viento la lanzaba

del puente a la alameda.

Déjame que te cante, limeña, ¡ay!

Déjame que te diga, morena, mi pensamiento

a ver si así despiertas del sueño,

del sueño que entretiene, morena, tus sentimientos.

Aspiras de la lisura

que da la flor de canela,

adornada con jazmines,

matizando tu hermosura…

Alfombras de nuevo el puente

y engalanas la alameda…

el río acompasará

tu paso por la vereda.

Jazmines en el pelo……….

………

D

DIJO CHICHÍN……..

Nunca me iba a imaginar que iba a ver a la querida galleguita… tan vieja, tan flaquita, de quien no supe nada desde los años tiernos….
Ella era simple, tonta, crédula, dominada por todos los mayores de su familia.
Nunca más la recordé.
Ella no apareció más en mi vida

DE ANATOLE FRANCE

DE ANATOLE FRANCE. PREMIO NOVEL.
La desdicha es nuestra mayor señora y aliada, es la que nos enseña el sentido de la vida.
Cuando sufran ustedes sabrán lo que hay que saber, creerán lo que hace falta creer, harán lo que haya que hacer, serán lo que deben ser, y gozarán la alegría que niegan los goces y la alegría verdadera que no se halla en los placeres

DESPEDIDA

DESPEDIDA.
Cuando Horacio se recibió de PERITO AGRÓNOMO en el I.P.E.A. ,leyó en el acto de despedida las siguientes palabras , cuyo autor es F. CRANE:
Ya se tenga dieciséis o sesenta, siempre existe en cada corazón humano el impulso a la maravilla, el suave asombro hacia las estrellas, el desafío a los acontecimientos, el apetito infantil y jamás desmentido por lo venidero y la alegría de vivir.
………….

DANIELA

Es una adulta. Más de cuarenta y cinco años.

Fue una chiquita normal, linda, abanderada en la primaria.

Comenzó a estudiar en Santa Fe, al terminar la secundaria.

Al poco tiempo se la vio fracasar. Regresó y emprendió otra tarea en Córdoba, compartiendo el departamento de una amiga.

Tampoco duró, y regresó al hogar. Trabajó. Estudió francés y cerámica.

Tenía un novio: Bichi.

Sufrió mucho, mucho, la muerte de la abuela Margarita.

Se fue a vivir arriba. Culpó de muchas cosas a su mamá, entre ellas, la ruptura con su novio.

Desempeñó diversos trabajos en San Francisco y en Santa Fe.

Convivió con un joven, y se instalaron en el departamento de la abuela.

Pusieron un kiosco. Al tiempo se separaron. Se fue a vivir a una casita prefabricada en El Prado.

Murió su padre. Esto resaltó la desavenencia con su madre, ella y su hermana.

Siempre hubo consultas con abogados, escribanos, curas, médicos, contadores. Nada llegó a nada.

Tuvo otra pareja, bien firme, durante bastante tiempo, en una casita,solos. Se terminó.

Continuó con el kiosco de diarios y revistas. Cuidó a una anciana. Sigue con el kiosco.

Durante bastante tiempo atendió una tienda de ropas femeninas.

Con su mamá y su hermana andan bien. Se ayudan. Vive sola en el departamento de arriba.

Cuida cuando le corresponde el turno a su mamá hipertensa.

No continuaron las consultas a los consejeros. Los problemas se han aquietado.

·················

Pasó un tiempo. Edis estuvo inmovilizada en su cama, sin querer moverse, unos cuantos meses.

La consuegra mandó a decirme que Edis está alojada en un geriátrico. Es lo que yo pensaba, atinadamente, que debía suceder.

ºººººººººº