AGUA DE LLUVIA.

¿Quién de mi generación no recuerda los tanques y tachos que nuestras madres tenían para depósitos de agua llovida?.
Se reservaba celosamente para lavarnos el pelo, para alguna ropa blanca que debía verse más blanca, nuestros guardapolvos, las camisas de papá…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s