DIÁLOGO

-Te fuiste sin mirar atrás.

-Sí. No tuve la menor alternativa.

-Te radicaste en San Agustín.

-Tú me abandonaste.

-No sentí tu ausencia.

-¿Qué podía hacer yo?

-No creo que hayas sufrido.

-Las cosas sucedieron así.

-Tomábamos los problemas que podían haber sido graves, como algo natural. Si vos, Chichín, me hubieras propuesto escribirnos…

-Yo terminé radicalmente contigo.

Así fue.

-Ahora  ¡¡Estás muerto!!

Unos ojos celestes,

muy, muy claros.

Una belleza ese rostro dulce.

-Hubiera nacido un pollito rubio, como papá.

-Y una nena trigueña parecida a Mamita.

No hubo adiós.

Pero el adiós sucedió.

No pelea. Sí indiferencia.

Nada de saludos.

Ni recuerdos

 

Anuncios
Publicado en: D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s