LAS MIL Y UNA NOCHES. XX .. 20. (veinte). L

En el comienzo de esta historia se presentó un estudio fotográfico grande, exponiendo ojos bellos. Muchos. Todos querían saber a quién pertenecían.

El autor, sin permiso, expuso los ojos de Shereezade, cosa que ella no permitió.

Era un delincuente, porque no tenía autorización.

Se le cobró una fuerte multa, incluído el cierre del estudio.

Acá actuó la justicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s