ASÍ ESCRIBÍAMOS.

Desde hace más, mucho más de ochenta años, quizás más, mucho más de cien, empezamos a usar la pluma “cucharita”- la mejor en cuestión. La lapicera era de madera.
Luego llegó la ¡LAPICERA FUENTE!
Años y años después…
El bolígrafo.
El correo.
Cartero.
Chasqui.
La lapicera famosa de mi compañera Beatriz Córdoba, regalo de su novio.
El teléfono.
Los telegramas.
La computadora.
En mi casa le decían “pluma”.
Mis maestras de la Inmaculada le decían “plumín”.
Yo los dañaba porque se caían.
La tinta manchaba mis dedos, los cuadernos, y la ropa.
Teníamos un tintero individual que llevábamos y traíamos- desde- colegio- casa.
El plumín se insertaba en la lapicera, de , de madera.
La introducíamos en el frasquito de tinta azul- negro 4.001 PELIKAN.
Luego inventaron la lapicera fuente, que tenía un depósito de tinta. que cargábamos cuando se acababa.
En algún momento se inventó el bolígrafo- La BirÔme.
Ahora estas lapiceras son les únicas que usamos, de miles de marcas, y baratas.
Hasta cuando cursé el secundario superior usaba la lapicera de madera.
Me parece que cuando empecé a trabajar también usaba esos útiles.
¿Cuándo comencé a usar lapicera fuente?
¿Cuándo los bolígrafos?.
Hace bastantes años que mi compra de lapiceras es un puñado de unidades de todos los colores.
Los pierdo, y ni los busco

Anuncios
Publicado en: A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s