CAMINO RECORRIDO. RELATOS. IV (cuatro) 4

¡Qué personaje!
Se llamaba Anita Bovero de Rovasio.
De una familia muy numerosa y pobre. Ella debe haber sido la mayor, supongo.
Laboriosa, en grado extremo; ayudaba a su marido, que tenía un taller mecánico, y una muy pequeña empresa de pompas fúnebres. Hoy han prosperado y tienen sala velatoria.
Era muy linda, alegre, inteligente.
Bordaba a máquina.
Cultivaba verduras y flores, y las vendía.
Confeccionaba crisantemos de papel para vender.
Los días de los Santos y de los Difuntos, rezaba, a pedido de muchas personas, el Santo Rosario.
Dichas personas le pagaban un peso.
Tenía pensionistas.
Cebaba mates a su marido, y con un pie mecía la cuna de Carlos Horacio.
Salían. Se divertían.
Iban a los bailes.
Ha tenido bazar y mercería.
Ayudaba a todos sus hermanos.
Alguna gente la criticaba.
Decían que tenía mala conducta. Seguramente la envidiaban.
Netina murió a los ochenta y cinco añoñs.
Persona luchadora, si las hay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s