CAMINO RECORRIDO. Relatos III (tres) 3

Tía Catalina iba a LAS TERMAS con su marido.
Los hijos se quedaban en la casa del boulevard Sáenz Peña.
La “Gran Mamá”, madre de Catalina, iba a regentear a “la sirvienta”.
Una vez dijo: ¡basta!
Catalina, con tal de no dejar a su “vechio”, abandonaba todo, a la buena de Dios.
¿Qué pensó la sagaz Catalina?.
Dejó la más chica al cuidado de su cándida cuñada Clotilde. ¡total! mi mamá tenía un montón de hijos, era pobre y…. ¡una más!.
Cuando Mamita tenía un sobrino u otra persona en casa, era como si me quitara algo a mí, en la cuestión afectiva.
La Fanny, encantada de cuidar esa “preciosura”.
Negrita chacoteaba en todo momento con mis hermanas menores.
Un día rompieron un vidrio.
La Negrita se hizo una herida no importante.
La Fanny la curó, y como no había alcohol en mi casa, usó un perfume que era mío (me lo había regalado alguno de mis hermanos)-
Nunca me repusieron el perfume.
Después la llevó a que la viera el doctor Emilio Ferrero.
Mi prima se curó enseguida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s