NOVELA REENCUENTRO XLV (cuarenta y seis)

Los papás salían.

Quedábamos dormidos.

En el pequeño comedor, la mesa tendida con el desayuno listo.

Estábamos en Esperanza.

Conrado me tiraba una zapatilla.

Yo se la devolvía.

Él me destapaba.

Yo me enredaba en la frazada.

Mi hermano la desenrollaba tomándola por una punta.

Él tenía más fuerza que yo porque era más grande.

Pero yo le pegaba.

Ninguno ganaba.

Le escondía la ropa.

¡Hacíamos tanto ruido!

Hasta que llegaba nuestro hermano mayor.

Enrique nos hacía ordenar la habitación.

Yo lloraba. Conrado se burlaba de mí.

-¡¡Tengo hambre!!…..

-Van a poner cada cosa en su lugar.-Después tomarán el desayuno.

¡¡¡Los dos!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s