NOVELA. REENCUENTRO. XXXI. (treinta y uno) 31

Otra vez, Alberto, te voy a contar quién era ANTONIA.

Ella me fue dando trabajos para la iglesia

Me hizo formar parte del grupo de misioneras.

Trabajé muy bien y contenta con la gente que visitaba.

Estuve diez años de tarea intensa y positiva. Las personas me respetaban. Me trataban con amabilidad.

Rezábamos el rosario. Les enseñé a dirigirlo y meditarlo.

Te cuento, Alberto, qué lindo que era. Hice cosas muy útiles.

Fue bueno para las familias del barrio. También para mÍ..

tTuve que renunciar por enfermedades y muertes en mi familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s