AMOR Y ROMANTICISMO. LXXVIII. (setenta y ocho).

¡Cuántas cosas pasaron después que posamos para esa foto tan linda donde estamos juntos!
¡Cómo evolucioné!
¿Y vos, querido?
No te vi desde entonces.
No sé nada, mon chèri.
Me siento culpable porque no te busqué. Cometí un acto malvado: Olvidarme de vos, que me hubieras dado muchos hijos.
– ¿Cuántos hijos tendríamos?
– Diez, como mi madre, o como mis abuelas: paterna= veinte. materna= dieciséis.
Acá cuento vivos, muertos, y los que no llegaron a nacer. (pobrecitas mujeres)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s