AMOR Y ROMANTICISMO. LXXV. (setenta y cinco).

Así transcurrió mi vida adolescente.
Sin mi novio lindo que dejó de amarme
Tal vez yo no merecía la dicha de tenerlo, de ser su compañera.
¡Cómo me gustaría ver esos dos viejitos de la mano, diciéndose mutuamente: “Te amo”!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s