AMOR Y ROMANTICISMO. LXVIII. (sesenta y ocho)

– Hoy, Albertito lindo, hice la siguiente reflexión:Nunca te regalé nada.
-Nunca me regalaste nada.
-No teníamos dinero.
-No nos preocupaba.
-Ay, no.
-No cabía en nuestros actos.
-Ni la menor intención.
-Nunca, nunca, pensé en regalos.
-Ahora te regalo mi vida.
-Si hubiéramos convivido tampoco hubiéramos pensado en esas cosas…
-Teníamos un corazón generoso.
-Cuando éramos chicos me dijiste que tenías un corazón tierno. Lo recuerdo.
-Y ahora, chèri.
-También, también. ¡Lindo! ¡¡¡Hermoso!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s