AMOR Y ROMANTICISMO. LXI. (sesenta y uno)

(de aquel tiempo).
La Petisa Guazzaroni.
Mi mamá no quería que me juntara con ella.
Me retaba. Dijo:”no importa que sea atractiva”.
No era así. Me venía a buscar porque le convenía. Yo era muy diferente.

Mi mamá quería lo mejor para todos sus hijos.
Petisa reclamó: “Tu vieja me tiene bronca”. Era cierto. pero no podía decírselo.
Yo quería disimular. No pude.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s