AMOR Y ROMANTICISMO XXXVIII (treinta y ocho)

¿Qué pasó con nuestro amor?.

Yo siento que nadie me quiere, o que nunca me ha querido ninguna persona.

No digo que fracasé, porque considero que hice cuanto pude.

Con Alberto no fui más expresiva porque no podía ser distinta. Yo lo quería muchísimo. Él, se ve que tanto respeto no lo dejaba avanzar en nuestra relación.

Ya que me pedía un aliciente, debía hacer él lo que esperaba de mí.

Ahora  ¡Él está muerto! ¡¡Qué destino!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s