AMOR Y ROMANTICISMO. XXIII (veintitrés)

Teresita 001“>-Quisiera contar tu historia, pero no la sé.

Las narraciones son inventadas. Lo único cierto es que trata sobre mi equivocación, y de eso ya expresé muchas cosas

Cuento ahora la realidad de mi más tierna infancia.

Cambió nuestra vida con la depresión mundial, en los años que yo nací. Vos también naciste en ese año,mon chèri.

Después me contás vos, queridito, qué sucedía en tu familia.

-Mañana hablaremos de los míos, galleguita adorada.

Papá, además del trabajo de radiotelegrafista, tenía otras actividades que le permitieron ganar dinero para hacer tres cómodas y confortables casas de las cuales habitábamos una; las otras estaban alquiladas.

Tenían hermosos pisos, unos de mosaicos. Los dormitorios de madera.

Las puerta de afuera, de hierro. Las de adentro, de madera lustrada, con vidrios de colores. Una mampara muy vistosa en el vestíbulo y las aberturas circundantes.

Una verja de hierro de excelente calidad.

Mi padre tuvo dos autos. Los perdimos juntamente con las tres casas y el empleo de mi papá, cuando empezamos a ser pobres.

Yo no sufrí con la pobreza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s