XV.(quince) amor y romanticismo

Teresita 001

-Te vi dormida, quietita.

La cama lisa.

Dormías profundamente, galleguita

-Sí; siempre fue así. Mis nietos me decían que parecía una piedra. ¿Me estabas espiando?.

-Sí, me levanté a hacer pis. Ayudado por la luz del baño, te vi vagamente y escuché…

-¿Qué escuchaste?

-Ah…. Tus ronquidos, chèri.

-¿Te aturdí?

-Un poco… Me preocupé pensando si estabas bien.

-¿Y?…..

-¡¡Galleguita!!   Estabas “espectacular”. Cuando te di dos besos seguiste con tus dulces sueños. Luego regresé a mi habitación. Alicia dormía también como una verdadera bendita.

¡¡¡Estas mujercitas me dejan muy solo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s