NOVELITA CHICHÍN. LXIX. (sesenta y nueve)

Los vuelos de mi imaginación me condujeron al Paraíso. Solamente como observadora, porque no merecía ese lugar.

-¿Qué sucede aquí?

-Nada. Éste es un lugar sin tiempo.

-¿Y esas personas indefinidas?

-No son personas,- Son seres espirituales.

-¿Qué aspecto tienen?

-Ninguno. No tienen lugar ni dimensiones. Son almas. Están en presencia de Dios.

Quedé anonadada. Quería ver a Chichín.

Igual me sentía feliz porque allí había paz. Sé que en algún lugar está aquel noviecito tan lindo que me hizo feliz en la parte más bella de mi adolescencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s