NOVELITA CHICHÍN. LXVI. (sesenta y seis)

Ese sueño mío se terminó por susceptibilidad exagerada. Quizá orgullo desmedido, tonto.

Él se sacrificó para venir a verme expresamente a mí.

Mi ingratitud para con él no tiene nombre.

¡Quién lo hubiera dicho!

Mi ruptura con Chichín no me ocasionó una sola lágrima.

Y AHORA LLORO COMO UNA LOCA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s