NOVELITA CHICHÍN. LVII. (cincuenta y siete)

-!Chichín¡, Chichín!!

-¿Qué deseas, queridita?

-Si yo no fuera frígida, podríamos tener un hijo.

-¿Así como así?

-Sí; se juntan ambos gametos y…formamos el niño.

-¡Ah… muchacha ilusa!

-Sí. Como la polinización de las flores, las gallinas de Clotilde….

-Adán y Eva tuvieron primero dos hijos: uno bueno y otro malo. El malo mató al bueno, de modo que la mitad de la humanidad de entonces era mala.

Nosotros somos buenos, así que nuestro hijo será bueno. Tendrá los ojos azules, como papito.

-Galleguita, galleguita, ¡qué loca eres!

-Sí, pero  nos exponemos a saber que soy frígida.

Nosotros hemos sido diez hermanos, sanos.

Mi madre, hija de María y Antonio, que tuvieron dieciséis hijos, de los cuales algunos morían de influenza, “crup”, difteria. De manera que sólo ocho llegaron a adultos, de los cuales dos murieron muy jóvenes, y los otros seis tuvieron familias numerosas.

Mi abuela María Sandalia Belén Cabrera y su marido Julio Aníbal Caballero Lescano, desde que María tuvo quince años, tuvieron en total veinte embarazos de la Mita, contando los abortos espontáneos, las muertes infantiles, la viruela de un Julio en edad escolar.Cuento siete sobrevivientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s