NOVELITA CHICHÍN. (treinta y cuatro) XXXIV.

¡Qué lástima!

Irte de esta ciudad, donde ya estabas acostumbrado.

No sé don Hang, pero tu mamá tenía grandes amigas en el vecindario, y ustedes tres  tenían muchísimos compañeros y camaradas…

Excluyo a tu hermano mayor, porque él nunca vivió en la casa de San Francisco.

Vos tenías novia, Quili la Bebe Mavilla.

Querido, querido, me dejaste.

¡Qué crueldad cometiste conmigo!

¿Qué habrás creído?

¿Que yo no te quería?

Yo, Alberto…¡¡te adoraba!!

Y vos te fuiste.

¿Habrás sufrido sin mí?

En su conciencia impecable, habrán sentido tus padres un cierto mínimo remordimiento por su arbitrariedad?

¡Qué abandono!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s