NOVELITA CHICHÍN XIV. (catorce)

-¿Porqué nunca nos dimos un beso como la gente?

-Quizás hubiese cambiado nuestra historia.-Se debe tal vez a mi frialdad- Que no mostró nunca mis sentimientos.

Yo debí ser más cálida. Siempre culpé a la educación que me dio mi madre, y al colegio religioso, que no era lo mejor para las niñas. Miedo al pecado. Miedo al infierno.

Me dijiste: “Yo soy el lobo feroz”- a propósito de mi falta de acercamiento.

Vos no has sido atrevido, ni transgresor.

¡Lástima, querido Chichín! Fuiste extremadamente respetuoso. Yo era muy ignorante.

En La Floresta recorrimos la ciudad. Desayunamos abundantemente, a la moda mía: Un plato de frutas y café con leche en taza grande, con bollitos y tostsdas.

Caminamos, caminamos.

Luego fuimos a la playa.

Tomamos sol y disfrutamos el agua.

Chichín me dijo que nada todos los días en la pileta de su casa, que es grande y con muchas flores.

De su mujer no hablamos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s