NOVELITA. CHICHÍN. VI. (seis)

¡Cuántas cosas hizo Chichín cuando abandonó San Francisco para residir en San Agustín, en el campo!
Él no me ofrecía nada, compensando su ausencia.
Pero yo no pensaba en eso.
Creía FIRMEMENTE que él no me quería.
Lo que resulta muy, muy raro, es que yo no me acordé nunca más de él.
Él tampoco de mí.
¡Hubiera hecho tantas cosas por él!
Dijo Porota que no había nadie mejor que él, y eso es muy cierto.
Éramos dos seres manejados arbitrariamente por los mayores, que no tuvieron alternativa.
Ellos llevaron a su hijo como correspondía, siendo menor. Que él tuviera novia era un detalle sin importancia. Para ellos era cuestión de sobrevivencia o supervivencia
Reconozco que no fui valiente para esperarlo, o visitarlo en San Agustín.
De eso no se habló.
Así pasaron muchos años, y recién ahora lamento todo lo que he perdido.
¿Cómo saber si Chichín me ha recordado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s