ALBERTO. NOVELA LXXXI (ochenta y uno) FINAL

¡Otra vez ese fulano!- Siempre arruinando el paisaje- Se llamaba Aloé.

Era un muchacho de nuestra edad, a quien él no quería.

Si Chichín le tenía bronca, habrá tenido buenas razones.

Yo casi no lo conocí.

ºººººººººººººººº

Todo aquello está muy lejos.

¡Ha pasado tanto tiempo!….

Recuerdo insistentemente mi linda adolescencia, más linda cuanto más lejana.

De mi vida remota no recuerdo casi lo que pasó, ni cuanto hice, ni si mi tiempo fue desperdiciado.

Decir ADOLESCENCIA significa recordar a mi lindo Alberto , y la felicidad que me dio en ese breve período 

Ojalá yo también haya podido hacerlo feliz.

Beso su memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s