ALBERTO. NOVELA LXXV. (setenta y cinco)

Tenía muchas ilusiones.

Preparaba la comida con dedicación.

MUCHO AMOR.

Todo lo hacía con amor.

El arreglo de la casa, el lavado, el planchado.

No me iba bien.

El Chongo quería salir solo. Con amigos. Con amigas.

Como si se avergonzara de mí.

Conmigo no hablaba nunca.

No me contaba nada.

Era inaccesible.

Muchas veces me criticaba delante de sus amigos.

Estaba arrepentido de haberse casado conmigo.

¡Cuánto sufrí!. Estaba muy sola.

ººººººººº

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s