ALBERTO . NOVELA. LXVI (sesenta y seis)

¡Claro!    Después de la partida de “tu Alberto”.te acordás de mí.

Y yo, ¿dónde estoy?.

En un incómodo segundo plano, que acepto incondicionalmente.

Y vos, te despedís de tu novio y sufrís por eso, pero sabes que en la próxima semana volverá.

Ustedes se van a volver a encontrar a cada rato, porque tienen amigos comunes.

Para toda la gente, Alberto era “tu novio”.

Le conté a Néstor que se había casado mi hermano.

Él dijo que Alberto y yo habremos anhelado el rol de mi hermano y cuñada, y ser nosotros los contrayentes.

El sueño de todo mortal: desposar a una mujer buena, dulce, y ser padres de muchos niños que nos llamen: papá- mamá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s