ALBERTO. NOVELA. LXIII (sesenta y tres)

El Chongo en su habitual salida pera reunirse con amigos, terminó en la CRUZ AZUL, donde me prometió, muy convencido, de las mejoras que íbamos a introducir en la casa.

Hasta parecía ilusionado.

Chichín se apartó de mi vida, y lejos de toda comunicación,sin saber nada de mí ni yo de él, se murió, no sé de qué, ni cuando, ni donde.

Es doloroso.

Yo no sé si fue feliz.

Dejé de verlo cuando apenas dejaba de ser niño.

ººººººº

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s