ALBERTO. NOVELA LXII (sesenta y dos)

No me gustaría vivir al lado de: la cárcel.

el cementerio.

el hospital.

un supermercado.

los servicios fúnebres.

un club nocturno- wiskería.

la policía.

una escuela.

Chichín vivía al lado de Rosso. Sepelios.

A ellos no les importaba porque eran bastante chicos, edad en que las personas se dedican a juegos y distracciones.

Me decía Rosa Ingratta: vos dejaste a ese muchacho, y yo lo oía llorar por el patio.

No era cierto. Lo dijo sin mala intención. Para hacerme un chiste.

ººººººº

Anuncios

Un comentario en “ALBERTO. NOVELA LXII (sesenta y dos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s