ALBERTO novela CAP .XLIX Cuarenta y nueve

Él se iba. Eso era inminente-

-Dame un aliciente (besos como la gente)

-Vos sos materialista. Sensual.

-No es materialismo besarse con la novia. Todo lo contrario. Tiene un sentido espiritual.

Vos podrías ser más agradable.

Después de aquel bailecito en la casa de Nelvia en que “rompimos”, yo podría haberle escrito, pero mi corazón estaba más duro que una piedra.

Después de 67 años, a quien ahora es polvo, no puedo reclamarle nada.

¡Qué mala fui!.

Al mismo tiempo que Chichín vivió en mi corazón, la vida era muy distinta de lo que es ahora- Para todos.

Mi mamá criaba gallinas. Ponían huevos .Cantidades de huevos. Comíamos huevos. Comíamos pollos. Mamá los atrapaba. Les daba un torcimiento maestro en el cogote. El animal se desangraba. Mamá lo desplumaba y carneaba. ¡¡QUÉ RICO!! ¡Qué buena la comida de mi casa!.

Ahora las pollerías venden pollos alimentados con comida balanceada llena de vitaminas.

La carne no es tan sabrosa, y las yemas no tienen el color anaranjado fuerte que provee el grano de maíz.

TODAS LAS CASAS TENÍAN GALLINEROS.

No se vendían huevos ni pollos.Solamente en el campo.

El lechero pasaba en su jardinera dos veces por día.. Medía en su jarrito cada litro, que volcaba de un tacho mediano.

Los grandes los dejaba en el carro.

El líquido, en la olla en que la contenía, iba al fuego, de leña, para hervirla cinco minutos.

Eso dos veces: desayuno y merienda.

Mamá llenaba ollas de cinco litros cada vez.

ººººººººººº

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s