ALBERTO NOVELA XVII DIECISIETE.

No se produjo ningún descalabro en la familia de Alberto, y mucho menos en la mía, cuando resolvimos alejar nuestras vidas uno del otro, ante la imposibilidad de continuar.

El señor Hang iniciaba una nueva vida con los nuevos problemas. Él mantenía la familia. No podía apartar un importante dinero para que uno de sus hijos visite a su novia y se distraiga de sus obligaciones.

En mi casa éramos muchos, siempre muchos. Yo nunca vi que nadie se interesara por mí, de no ser como todo el montón,

Exceptuando Fanny y el Nene, nadie contribuía a sostener la familia.

Dijimos: No seremos más novios¡¡Y se terminó!! Chichín nueva casa, nuevo entorno.

Yo, nueva escuela, nueva gente, y siempre alguna ilusión con el joven que toda la vida me fascinó, pero nunca me tuvo afecto, y era de Balnearia.

De manera que en estos 67 años nunca pensé en Alberto, y a nadie traicioné por su causa.

Trabajé, formé mi familia con cien dificultades.

Aquí estoy, ocupándome de Alberto que ¡¡¡sabe Dios cuándo se murió,y porqué.

·<<<<<<<<<

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s