ANÉCDOTA.

Una hermosa anécdota, en un momento algo complicado de la vida diaria.

Esperaba en la playa de estacionamiento en un centro comercial.

Pasaba el tiempo y yo seguía esperando el auxilio mecánico para esperar un neumático que estaba dañado.

Pasó un señor con su esposa; ambos me habían visto desde que llegué. Llevaron la rueda dañada a una estación de servicio. Colocaron la rueda de auxilio.

Desconocidos hasta ese momento.

Me siento muy agradecida por este acto tan noble.

Anuncios
Publicado en: A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s