LAURITA

LAURITA.

Habían sido todos originarios de Ceres, Santa Fe.

Mamá santiagueña. Papá ferroviario.

Eran muchos. No sé cuántos, pero habrán sido, quizás, tan numerosos, o casi, como nosotros.

Yo los conocí acá, a algunos, que vivían y frecuentaban los lugares a los que concurríamos mis hermanas y yo.

Se han ido casando, acá o en pueblos o ciudades no lejanos.

Laura, igual que otros hermanos, vivía con su esposo en Cañada de Gómez, Santa Fe.

Murieron algunos hermanos. También el marido de Laura. No habían tenido hijos. Laura estaba sola.

Blanca, sin hijos también, marido rico, le ofreció vivir con ellos, en su cómoda y confortable casa.

Laura fijó en ella su residencia, y tuvo sus hermanos y sobrinos para compartir el resto de sus días.

Pasando el tiempo, Blanca enfermó y murió.

El cuñado quiso que Laura siguiera viviendo en el departamento del patio, que era en ese momento su hogar.

Al poco tiempo, el cuñado le propuso vivir en la casa grande. Ella así lo hizo, pero pasando un tiempo, también murió este señor. Los sobrinos de ambas partes le permitieron seguir viviendo en ese lugar, sin apuro por vender la casa.

………Un buen día… le pidieron la vivienda, para aprovechar la ocasión de un buen negocio.

Entonces la mujer encontró una casa que cumplía con sus necesidades, cerca de Nancy. Se veían todos los días. Compartían mucho tiempo.

Pasaron algunos años. Se enfermó Nancy y murió.

Laurita sobrellevó, (y sobrelleva) su tristeza y soledad.

·00000000000

 

 

Anuncios
Publicado en: L

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s