SEÑORA DEL DESTINO LXV

SEÑORA DEL DESTINO. LXV.

Docarmo y Dirseu. Muchos besos. Un montón de besos.- Llega el “lastre”. Docarmo lo echa.

Llega Giovanni e invita a todos a su fiesta. Dirseu se ofende, y se va.

Docarmo baila, con una bandera. Es la reina de la batería SEÑORA DEL DESTINO.

Nazaret llama. Isabel no atiende.

Sebastián piensa en Leonora, quien está trabajando, atendiendo a un nenito recién nacido, de raza negra, abandonado por su mamá, en un tacho de basura. La doctora piensa adoptarlo, cuando ella lo dé de alta en el hospital.

Gitano y otro malhechor a sueldo acechan a Bruno para cortarle el cabello, por orden de Reginaldo.

Nazaret sigue llamando a su casa. Esta vez Claudia, no atiende.

Nazaret en una wiskería, en otra, en otra y otra. En todas se emborracha, y no paga. Roba las botellas de las mesas.

Finalmente aborda un ómnibus y se dirige a Río.

Las hermanas muy contentas de haberse encontrado, pero Isabel reprocha a Claudia el haber ocupado el dormitorio de Nazaret

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s