SEÑORA DEL DESTINO. LVIII.

La baronesa no está bien. Salió llena de joyas.

Unos delincuentes la rodean. Giovanni y unos ayudantes investigan. Ponen la sirena en el auto. Van de acá para allá.

La baronesa desea ir a la “COLOMBO”. comen cosas ricas. “No doné las esmeraldas. Las quiero vender. El día empezó difícil, y ahora es tan bueno”

Fue un día excepcional, raro, notable, una terrible pesadilla. Esta es una ciudad maravillosa.

Pedro va a buscar un gerontólogo.

Docarmo se dispone a contar a Isabel la historia de su hija, pero en el resaurante no es posible. Van a concertar una cita en un territorio neutral. Mañana en la casa de Edgard. Dirseu siempre tiene razón.

La abuela Flaviana se preocupa por Jennifer, que no pasó la noche en su casa, pero Giovanni ya asumió la situaciión de su hija y Eleonora.

Yara consiguió un buen trabajo: apenas se organice va a tener el hijito con ella.

Constantino está preso por pegar a Rita. Ella exige el divorcio.

Reginaldo y Vivian extorsionan a Angélica. La hacen robar mucho dinero del negocio de Docarmo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s