SAMARITANA.

Jesús pidió agua a la samaritana.

La mujer, extrañada, preguntó el motivo de ese acercamiento, siendo judío.

El Maestro respondió que debido a su generosidad, Él iba a darle un agua que concede la vida eterna.

Respondió a todas las preguntas que la mujer le hizo, y así ella supo quién era el Mesías. ¡Conoció a Cristo!

Anuncios
Publicado en: S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s