NOVELA. REENCUENTRO. XXXI. (treinta y uno) 31

Otra vez, Alberto, te voy a contar quién era ANTONIA.

Ella me fue dando trabajos para la iglesia

Me hizo formar parte del grupo de misioneras.

Trabajé muy bien y contenta con la gente que visitaba.

Estuve diez años de tarea intensa y positiva. Las personas me respetaban. Me trataban con amabilidad.

Rezábamos el rosario. Les enseñé a dirigirlo y meditarlo.

Te cuento, Alberto, qué lindo que era. Hice cosas muy útiles.

Fue bueno para las familias del barrio. También para mÍ..

tTuve que renunciar por enfermedades y muertes en mi familia.

NOVELA REENCUENTRO: XXVIII (veintiocho) 28

– ¿Te acordás de Juancito Botta, con quien bicicleteabas para ir al campo de los Scagliola?

– Sí; me acuerdo.

-Progresó en la tienda. Se independizó. Puso otro negocio. Otro. Otro y otro. Instaló un local de abrigos de piel.

Fue a mi casa a medirme mi sacón, que debía ser lavado y reformado.

Yo vivía en Libertad 880. Allí alquilábamos.

Era una casita modesta y linda.

Los vecinos eran buenos.

No te nombramos a vos, pero estabas en mi inconsciente

NOVELA: REENCUENTRO. XIX. (diecinueve) 19.

Los valores éticos familiares y sociales en mi casa estaban mal ubicados, quizás al revés, o torcidos.
Lloro por mi tiempo no aprovechado.
El dominio absoluto de los mayores.
La ausencia regidora de mi padre.
La distancia atencional de mi madre.
……Los parientes cercanos que no conocí……

NOVELA REENCUENTRO: III.-(tres) -3.-

El hermoso de los ojos azules vertía la cerveza en mi vaso.

-¿Con cuello, chèri?.

¡Qué sabía yo!-

Él era santafesino- Conocía de carveza.

Era adolescente.

Saco a relucir temas comunes, diríamos TONTOS, como excusa para perdurar el recuerdo de Alberto.

Mi querido Alberto, que, en mi desesperación por vivir, ¡¡Olvidé!!

Yo ¡¡¡Tan maltratada por la ingratitud!!!

AUTOR DE LA MARCHA DE SAN LORENZO.

Cayetano Silva, uruguayo, nació el 7 de agosto de 1868 en Maldonado, hijo de Natalia Silva, una esclava de la familia que le dio el apellido.

Estudió música, integró una banda en Montevideo, y en 1889 viajó a Buenos Aires, donde incursionó en el Teatro Colón.

Se trasladó luego a Rosario, donde fue nombrado maestro de la Banda del Regimiento 7 de Infantería.

En 1898, al ser contratado por la Sociedad Italiana de Venado Tuerto, se muda con su familia a esa ciudad, donde funda un centro lírico, enseña música y crea la “Rondalla”, con la que actúa en el Carnaval de 1900.

Escribió la música para las obras teatrales “Canillita” y “Cédulas de San Juan”, de su compatriota y amigo Florencio Sánchez, así como otras marchas militares: “Curupaití”, “San Genaro”(en homenaje a este pueblo de Santa Fe), “Río Negro”, “22 de Julio” y “Tuyutí”.

La partitura musical que después conoceríamos como “Marcha de San Lorenzo”, fue compuesta por Silva para dedicársela al coronel Pablo Ricchieri, Ministro de Guerra de la Nación en ese entonces y modernizador del Ejército Argentino…

El Ministro agradeció el homenaje, pero le pidió que le cambiara el título por el de “Combate de San Lorenzo”, lugar donde él había nacido y escenario de la contienda que el General San Martín llevó a cabo en territorio argentino.

Fue estrenada oficialmente en 1902 (sin letra) en las cercanías del histórico Convento de San Carlos, donde se gestó la batalla de San Lorenzo…

Ese día la marcha fue designada Marcha Oficial del Ejército Argentino.

Asistieron el presidente de la Nación, General Julio A. Roca, y el Ministro Ricchieri.

En 1907,su vecino y amigo de Venado Tuerto, Carlos Javier Benielli, le agregaría la letra que luego sería adaptada para las escuelas.

(También escribió las letras de “Curupaití” y “Tuyutí”.

Años después, acosado por la pobreza, Cayetano Silva venddería los derechos de la marcha a un editor de Buenos Aires en $50 de esa época.

La marcha se hizo famosa en Europa.

(En Europa se considera una de las mejores partituras militares de la historia), y estuvo presente en momentos históricos fundamentales.

*El gobierno inglés solicitó autorización a nuestr país y fue ejecutado el 22 de junio de 1911 durante la coronación del rey Jorge V

* Se ejecuta habitualmente en los cambios de guardia del palacio de Buckingham, modalidad que estuvo suspendida únicamentte durante el conflicto de las islas del Sur

*Fue incorporada al repertorio de bandas militares de Uruguay, Brasil, Polonia, entre otras.

*Fue usada commo música incidental en algunas películas (Rescatando al soldado Ryan, por ejemplo)

*El Ejército Argentino, en la época previa al nacismo, le regaló la Marcha de San Lorenzo al Ejército Alemán como muestra de amistad, y a cambio éste nos obsequió la marcha “Alten Kameraden” (Viejos camaradas) que hemos escuchado en numerosas ocasiones en nuestras fechas patrias

Durante la Segunda Guerra , la Marcha de San Lorenzo fue tocada por los alemanes en París cuando entraron por el Arco de Triunfo de esa ciudad,

*Amanera de desagravio, el General Dwight Eisonhower también la hizo ejecutar cuando el ejército aliado entró en París para liberarla.

Cayetano Silva fue también empleado en la banda policial.

Tras serios problemas de salud, falleció en Rosario el 18 de enero de 1920.

Por ser de raza negra, la policía de Santa Fe le negó sepultura en el panteón Policial, y fue sepultado sin nombre.

Recién en 1997 sus restos fueron trasladados al Cementerio Municipal de Venado Tuerto

ECONOMÍA

Era común que mi mamá hiciese arreglar las viejas ollas de aluminio , o enlozadas.
(¿enlosadas?).
Pasaba el “tachero”. Se llevaba las cacerolas agujereadas, y en breves días traía los recipientes con los fondos de chapas nuevas.
Mamá contenta. Era una economía, como tantas otras que ella hacía en nuestro hogar, para bien de todos

SÁBANAS

Mi madre iba comprando buena tela blanca para sábanas.
Nosotras las bordábamos.
Ella buscaba la economía, haciendo rendir al máximo el material. Ocupaba el ancho por el largo, o sea que de una tela para cama doble medía lo que era el ancho, por el largo

MIS DIECISIETE AÑOS.

Mis diecisiete años y el cruce diario por la plaza General Paz.
Mi guardapolvo blanco inmaculado de algodón planchado con almidón.
Mi ignorancia y mis sueños…¡Qué juntos iban los dos!
Aquella época tan llena de encanto para mí….¿Qué se ha hecho?
¿Qué sucedió?
¡Qué se hizo mi juventud?
Qué de bueno hice en mis años mozos?
¿Y los sueños que no se cumplieron?
¿Y los nombres escritos en los más diversos lugares, con las más variadas tintas, en los más insólitos momentos?
Nombres olvidados.
Sepultados en el tiempo, cuando mi adolescencia feneció.
Muertos: los nombres soñados, y mi adolescencia tierna e insegura.

AYER.

¡Mi adolescencia!
La Escuela Normal…..
Recuerdos casi borrados.
Diluidos en el tiempo inexorable.
Pomy. Bochi. Las tres Titas Piruca. Los tres varones. La querida Mary. Unas cuantas Nellys y Nélidas. Muchas Teresas y Teresitas. Dos Nilsas Etcétera Etc. etc…….
Algunos nombres tan raros como Argénide…. Erde…. Dita. Todo eso girando alocadamente en mi imaginación, mezclado con ternura, amor, inseguridad.
La vida…. la vida. Ala manera de los adolescentes de antaño

OJOS -otro (3-III- tres)

Mi prima Dora Tarabini llevaba a pasear un sobrinito.
Tenía los ojos a medio cerrar.
Traslucía tristeza.
……………..
La Mota tenía una vecina llamada Bubi Nieto. Era la más chica de una familia numerosa.
Sus ojos muy raros. Los tenía siempre con el mismo aspecto.
Parecían ventanas entrecerradas.
No expresaban ningún sentimiento

RAFAELITO.

Era un niño encantador.
Criado con todas las reglas por sus padres bastante mayores.
Su amigo Horacito y otros amigos decían que Rafael dormía en cuna.
Les llamaba la atención porque ya tenían 8 años ¿Ó 9?.
Exigentes. Le hacían repasar las tablas.
Querían buena letra, y si no rendía el máximo de sus posibilidades, lo castigaban privándolo de salir a jugar: un día…más.
Los domingos pasaban la tarde en el barrio Puzzi (Frontera) visitando parientes.
Horacio siempre estaba invitado.
Comían cosas ricas.
El papá Bogge trabajó siempre en la Casa Romagnoli empaquetando las compras de los clientes, y la mamá creo que era vendedora en la Tienda Bertello ¿o Excelsior?
Eran un modelo de familia.
El papá murió hace muchos años.
La mamá creo que vive, sana y muy viejita.
La cuida Rafaelito, de la edad de mi Horacio, más o menos